ESTILO DE VIDA,  OPINIÓN

Decrecimiento: una solución que impacta en un momento de crisis social

Desarrollo insostenible

¿Solución? Decrecer

Crecer por crecer, como si nuestro planeta no tuviera un límite. Esa es la regla principal que rige el sistema económico actual desde hace años, el cual lo está destruyendo.

Voy a presentarte una pequeña analogía que leí en “La Apuesta por el Decrecimiento” de Serge Latouche: es como si unos cuantos hombres decidieran construir un edificio de cientos de pisos sin preocuparse en poner un elevador, y piensan que seguramente en el futuro a alguien se le ocurrirá una manera de desafiar la gravedad, y es así como siguen con su tarea de construir sin parar hasta que sea imposible subir ese edificio. “Ya habrá un especialista que se preocupe por eso”

Esta analogía la aplico a la vida de esta manera: Los recursos naturales no son ilimitados, no se puede seguir creciendo de forma desmedida sin pensar en las futuras generaciones.

No es novedad la situación actual del planeta y de los seres que lo habitamos, esta economía del consumo existe para favorecer a unos cuantos y a otros se les deja olvidados. Producir de manera eficiente, rápida y en masa es lo que se necesita para tener una sociedad mejor controlada. Es necesario lograr que todos busquen lo mismo, ya que se terminó el trato personalizado y para poder vender mejor un producto es necesario segmentar el mercado y clasificar a la población, creando una necesidad de tener más.

 

Ya no les llamamos seres humanos, si no “estadísticas”. Son solamente números e indicadores, son seres sin nombre y puede que te recuerde un poco a los campos de concentración de la segunda guerra mundial, dentro de los estudios de mercado somos segmentados según nuestras posesiones, dejamos de ser seres únicos e irrepetibles para terminar siendo una masa que desea lo mismo: poseer. Existe el hambre, existe el maltrato, existe el rechazo y la competencia. Existen los trabajos forzados, existe la explotación y la dominación del fuerte sobre el débil, uniformes que cambian cada temporada (la moda), prostitución, abuso infantil… todo lo que se veía dentro de los campos se ve en nuestro día a día, solo que por estar tan acostumbrados muchas veces la insensibilización es inevitable.

 

El crecimiento económico es la meta más deseable por parte de los países desarrollados y los que están en vías de desarrollo así también, las familias crecen y con ellas las empresas, esas grandes corporaciones que utilizan a países como América Latina, India, Camboya y África como mano de obra barata para producir más, destruyen la naturaleza, contaminan la comida, crean enfermedades para después vender medicamentos mediocres y envolvernos en un ciclo sin fin de consumismo y producción eterna. ¿Observas donde está el problema?, producción desmedida y ganancias instantáneas a costa de miles de vidas. Este no es el presente que buscamos, ni el futuro! Así que me puse a pensar que podría tener una solución a este problema y te voy a presentar una teoría que tal vez no hayas escuchado antes, y si sí, entonces aquí la entenderás mejor (espero).

 

Se llama la teoría del Decrecimiento. Esta teoría surgió a finales del siglo XX por el matemático y economista norteamericano Georgescu – Roegen. Los pilares del decrecimiento buscan, en resumen, dejar a un lado esos términos que se escuchan y ven en las noticias, así como en las bocas de aquellos economistas, políticos y hombres de negocios. Dejar a un lado el término del crecimiento económico anual y enfocarse mejor en los indicadores realmente importantes: el bienestar y la relación ganar-ganar con nuestro planeta. Dicho esto, es muy claro que este término aún suena profano en la sociedad actual, aunque está tomando fortaleza, lo está haciendo de manera muy lenta, pero en países como España se han llevado a cabo conferencias y propuestas políticas decrecentistas, por ejemplo, el movimiento DecreceMadrid, el cual fue el primero en organizar encuentros colectivos decrecentistas.

El crecimiento industrial y la riqueza monetaria se ve actualmente, como el grado de evolución máximo que tiene el hombre. Lo que provoca que la clase media y trabajadora trate de manera desesperada subir una pirámide sin fin, haciéndoles olvidar su salud física y mental, su familia y su felicidad, dejando un gran pedazo de sus vidas en una meta insípida. ¿Países desarrollados y subdesarrollados?, ¿por qué se divide el mundo en términos tan simplistas y reduccionistas?

 

Se ha intentado frenar el crecimiento de las cosas que le convienen a las altas esferas, como la educación (para crear una masa que consuma disciplinadamente), la cultura (hoy en día se necesitan números, procesos, sistemas, pensamientos metodológicos, cuadrados, eficientes y que sus metas estén en forma de utilidades). Aquí abriré un pequeño paréntesis, no es malo tener ese tipo de pensamiento, pero hay que tener en cuenta que existen disciplinas que son igual de importantes y se desvalorizan, ya que despiertan ese pensamiento crítico tan temido por los medios de comunicación masivos y aquellos que dominan el mundo.

Los indicadores, como lo es el PIB, no mide cosas como impacto negativo en el planeta, o a costa de qué se logró el crecimiento de una empresa. Más bien, pareciera que ya existe todo para encubrir crímenes sin perdón.

Ahora, de qué manera funciona esta teoría sin olvidar que para poder entender el decrecimiento, es necesario aceptar que ya se han sobrepasado los límites del planeta y salir del paradigma económico?

 

Ya he planteado algunos de los problemas surgidos gracias al crecimiento desmedido, pero ahora sí, el decrecimiento funciona de la siguiente manera:

Las 8 “r”

Reevaluar, reconceptualizar – es, literalmente, una revolución cultural. El arma es la educación y se busca terminar con los valores dominantes y la manipulación. Cambiar esos valores por otros locales, de cooperación y humanistas. Reconceptualizar la riqueza en relación a la pobreza y la escasez sobre la abundancia. Poco no es sinónimo de pobreza y acumular por acumular no es sinónimo de empoderamiento. La escasez no existe, solo son recursos mal distribuidos. Gente muriendo de hambre y países enteros tirando comida a la basura… ¿Es esto, realmente escasez?

Reestructurar, redistribuir, relocalizar– Ya que se tiene una nueva escala de valores, llegó el momento de adaptar un nuevo sistema que los respete, un aparato de producción nuevo. Producir localmente (relocalizar), satisfaciendo nuestras necesidades. Redistribuir implica, básicamente, un reparto distinto de la riqueza.

Reducir, reutilizar y reciclar – disminuir el impacto que tienen nuestras actividades productivas (ahora controladas) en el planeta, recuperando esa armonía, además de limitar los horarios de trabajo y el turismo en masas. Eliminar el desperdicio reciclando.

Suena utópico, casi inalcanzable, ¿verdad? Para algunos, es una teoría loca que no lleva a ningún lado y para grupos importantes de ecologistas en todo el mundo, es una teoría que se debe poner en marcha lo antes posible si lo que queremos es salvar el planeta y nuestras vidas.

Segùn Slavoj Zizek, filósofo, sociólogo, psicoanalista y crítico cultural esloveno; en una conferencia en la Universidad de Buenos Aires, dijo que hay dos significados falsos de la utopía: una, es la vieja noción de imaginar una sociedad ideal y la otra es la utopía capitalista, esa de deseos perversos, de que una vida perfecta es tener tantos bienes materiales que seas incapaz de ser infeliz.

La utopía, nos dice Slavoj Zizek, surge cuando existe una situación desesperada que nos vemos forzados a pensar; una situación impensable gracias a la urgencia de sobrevivir, donde tenemos que inventar un espacio. La utopía no es libre imaginación, es un mundo que estás forzado a imaginar como el único camino posible, es como un oasis en el desierto, que te obliga a caminar hacia él sin cansancio.

El Decrecimiento es la utopía perfecta.

By: Ana Laura Rossetti.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuentes:

Latouche Serge, 2006. La apuesta por el decrecimiento. Francia. http://curriqui.es/archivos_pdf/Decrecimiento/Resumen_apuesta_decrecimiento_latouche.pdf

Marcellesi Florent, 30 de octubre del 2012. Del desarrollo al postdesarrollo, otra cooperación es posible y deseable. Artículo publicado en la revista Pueblos. Recuperado en http://florentmarcellesi.eu/2012/10/30/del-desarrollo-al-posdesarrollo-otra-cooperacion-es-posible-y-deseable/

Sin nombre, diciembre del 2007. El decrecimiento: camino a la sostenibilidad. Ecologistas en acción. Recuperado en https://www.ecologistasenaccion.org/article13381.html

Sin nombre, 20 de septiembre del 2012. Teoría del “Decrecimiento”. Iniciativa Debate. Recuperado en https://iniciativadebate.org/2012/09/20/teoria-del-decrecimiento/

https://wp.sindominio.net/decrecimientomadrid/

UNITY SOCIETY 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *