CIENCIA Y TECNOLOGÍA,  ESTILO DE VIDA,  OPINIÓN

Una visión “Millenial” frente al uso de la tecnología actual

Los “Millenials” son una generación mayormente reconocida por la facilidad que demuestran a la hora de interactuar con tecnología de vanguardia y adaptarse a ella. Debido a que desde pequeños se vieron sumergidos dentro de una gran ola de nuevos dispositivos y plataformas, sus habilidades y capacidades sociales sufrieron un cambio radical, nunca visto en generaciones anteriores. Hay quienes consideran que estos cambios podrían ser positivos para nuestra sociedad, mientras que otros opinan que podrían alterar de manera significativa como nos relacionamos y comunicamos. ¿Será que los Millennials adoptarán por completo las tecnologías de información y comunicación (TIC) como medio de comunicación con otras personas, renunciando a las experiencias reales por completo? ¿O es posible que lo utilicen como puente de conexión y unión para reforzar estas relaciones?
Por naturaleza, los humanos tenemos la necesidad de comunicarnos y hemos desarrollado distintos tipos de lenguaje para lograr hacerlo de la manera más precisa y convencional. Utilizar palabras, señas, gestos y posturas al momento de comunicar un mensaje en persona, hacen que este sea más personalizado, completo y fácil de transmitir. En contraste, los mensajes transmitidos por texto, audio o video a través de un medio digital pueden perder la intención inicial del mensaje, causando malentendidos. En el momento en que podemos ver directamente a la persona con la que estamos hablando, somos capaces de captar muchísima más información que no podríamos percibir en un texto o incluso un video. Una mirada, una sonrisa, una simple ceja levantada puede cambiar todo el significado de un mensaje, agregando carácter y genuinidad a lo que se quiere transmitir. A través de las palabras podemos explicar casi todo lo que pasa por la cabeza, pero no podemos tan fácilmente afianzar sentimientos a ellas. Debemos entender la importancia que tienen las interacciones físicas y reales entre nosotros, ya que nos permiten observar las reacciones corporales e inmediatas de la persona, para llegar a un entendimiento y conexión más completa acerca de lo que se está conversando.
La ventaja más importante que tiene la comunicación online es que nos permite establecer contacto con personas en el momento que se desee sin importar la distancia entre los participantes. Lo complicado está, en mantener este tipo de interacciones separadas de nuestro entorno diario para no caer en lo que Kenneth Gergen denominó como “La presencia ausente”. El hecho que podamos mantener conversaciones con personas físicas, mientras conversamos con otras a través del celular, nos hace disociar nuestra persona de nuestro espacio, restándole calidad a nuestra interacción con los demás. Perdemos interés a la hora de interactuar con personas físicamente cercanas a nosotros, ya que estamos recibiendo la atención que buscamos a través del teléfono. La retroalimentación recibida a través de las TIC es reducida y alterada, ya que no solo es difícil comprender la intención con la que se está transmitiendo el mensaje, sino que también es totalmente “premeditado”.
En una red social virtual, los usuarios tienen la facilidad de presentarse a sí mismos de manera estratégica como resultado de una cuidadosa deliberación. (DeAndre y Walther, 2011). Para mí, la belleza de las interacciones humanas están directamente relacionada con lo caóticas y aleatorias que pueden llegar a ser. No hay nada más lindo que ver a alguien sonrojarse por un cumplido sincero, ver a tu compañero de clases evitando explotar gritar de la risa por esa mueca que le hiciste al profesor durante la clase, o tener a esa persona que te encanta en frente, sabiendo que los próximos 2 minutos serán una batalla entre lo que tu cabeza está pensando, lo que tu corazón está sintiendo, y lo que tu lengua nerviosa y trabada pueda terminar diciendo.
Muy probablemente, las palabras que salgan de tu boca no van a tener absolutamente nada que ver con todo lo que está pasando, y termines aún diciendo tonterías que no tienen siquiera sentido. Lo importante, es que todos estos mensajes son genuinos. El hecho de que tu lengua se trabe y digas tonterías, o que explotes de la risa frente al profesor, van a enriquecer tus interacciones con los demás ya que los receptores podrán identificar la sinceridad de tu mensaje.
Sigamos utilizando las herramientas que la tecnología nos brinda, sin olvidar que somos humanos y necesitamos interacciones físicas y reales para ser felices. Entendamos que estas herramientas pueden ser de gran ayudar para crear nuevos nexos y ser seres más sociales, siempre y cuando las utilicemos de manera adecuada y no nos olvidemos de nuestro entorno inmediato.
“Focus on how to be social, not on how to do social.” – Jay Baer
By: Federico Ferrante

UNITY SOCIETY 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *